Primero que nada quiero decir que me la película es (medianamente) buena, que me gusta el personaje, y su magnífica interpretación echa por Ryan Reynolds de la mano de Pepe Toño Macías para el doblaje, sin embargo, esta vez tengo que dejarselas caer.

Cuándo salió la primer película marcó un precedente, salió con clasificación madura, con un presupuesto moderado, incluía chistes de humor negro, con referencias a la cultura popular y un soundtrack lleno de hits nostálgicos, además tenía un guión que si bien era simple, había sido pulido por mucho tiempo.

Ubicada después de la primera película Wade Wilson, ahora Deadpool, es un mercenario con superpoderes que tras caer en un gran declive, decide salir adelante en compañía y ayudar a un niño mutante en problemas, en busca de su propia redención y el bien común.

Deadpool no es una obra de arte, pero revolucionó al cine y al género de superhéroes. Algo así me esperaba de Deadpool 2, no en tal magnitud pero esperaba que fuera algo, que criticará algo o que hiciera algo. Amargamente me llevé una decepción.

Está secuela es más de lo mismo sin innovación, un gran soundtrack, meta chistes, humor negro, acción, referencias a la cultura popular, etc. pero ahora no es una novedad es solo un refrito de todo lo que ya había presentado.

Pero no es sólo eso, hay demasiadas oportunidades de hacer algo diferente desaprovechadas. Prefiero no entrar en spoilers, pero a pesar de ser parodias o referencias, son tantos los cambios que hace Deadpool y tan escasos los minutos que sigue el camino que había escogido anteriormente que parecen sketches, coherentes con la historia, pero sketches a fin de cuentas.

A fin de cuentas está secuela, es chistosa, es entretenida, palomera se podría decir, pero no deja nada más. Incluso lo que parecía en el tráiler que se aprovecharía queda en simples cameos, y un efímero chiste. Una historia olvidable y plana con personajes secundarios mal aprovechados.

¡Soy CALRACL hasta la próxima!

Anuncios