Una entretenida propuesta directa desde Chile, con recursos nostálgicos, cultura chilena, cinéfila y noventera.

La trama es sencilla y los personajes son pocos, esto la hace una película más íntima y personal. Sin embargo, aunque no cae en los pesimos errores de películas más comerciales latinas, su intención de crear un romance orgánico y completo durante la película no está bien ejecutado, los personajes no llegan a buenas conclusiones y en general parecen más a la espectativa.

El filme logra transmitir un concepto y un espíritu en su obra, pero aunque es buena a secas, sus intenciones de llegar a ser lo que pudo haber sido se quedan en eso, intenciones.

¡Soy CALRACL hasta la próxima!

Anuncios